El primer mes de "WAGOKORO. Cuina japonesa"

オープンしてから1ヵ月が過ぎました

 

Ya hace poco más de un mes desde que “WAGOKORO. Cuina japonesa” abrió sus puertas en el número 35 de la calle Regás de Barcelona y hemos decidido aprovechar el dato para estrenar nuestro blog e insertar un primer artículo con algunos de los comentarios que nos han ido haciendo las personas más atrevidas, curiosas, amantes de la buena cocina y abiertas a nuevas experiencias que nos han querido visitar durante las primeras semanas de vida de nuestro proyecto.

Los comienzos son siempre difíciles, y más en los tiempos que corren, y es por eso que queremos agradecer especialmente a todas las personas que ya nos han visitado y nos han dado, aún inintencionadamente y sin ni siquiera darse cuenta, su apoyo y motivación para continuar esforzándonos para ofrecer el mejor producto y, sobre todo, un producto genuïnamente japonés.

Aquí van algunos de los comentarios que más nos han gustado o que más se han repetido en estas primeras semanas:

1.     Me había olvidado por un rato de que no estoy en Japón

(comentario que hizo a la hora de pagar la cena un turista japonés que estuvo en nuestro restaurante el día 1 de mayo con otros tres japoneses con los que viajaba por Europa)

Este es el comentario que más ilusión nos ha hecho hasta el momento, ya que de alguna forma nos ratificó en nuestro esfuerzo por crear un ambiente y ofrecer un tipo de comida puramente japoneses, evitando, en todo lo posible, adaptarlo a las tendencias de nuestro país y ofrecer una experiencia lo más próxima posible a la que se podría vivir en Japón, tanto que hasta un japonés se olvida de que no está en su país (^-^)v.

2.     Se me hace muy raro tener que comer el arroz al final de la cena.

Este comentario se ha repetido varias veces y creo que merece una breve explicación: si bien es cierto que partiendo de los esquemas de la cocina española puede parecer raro comer el arroz al final, en Japón es de lo más habitual e incluso en la cocina kaiseki es prácticamente una obligación.

El arroz en Japón es algo casi sagrado y no se concibe una comida sin él (excepto cuando se comen fideos: udon, soba, ramen, etc.). En general se considera que antes de comer el arroz el estómago todavía no está del todo lleno y se puede degustar y disfrutar mucho más de los platos previos y cuando llega el arroz se sobreentiende que ha llegado el final de la cena: el momento de acabar de llenar el estómago y de dejar de tomar alcohol.

Para poder disfrutar de una experiencia gastronómica diferente de la que estamos acostumbrados deberíamos salir de nuestros esquemas de toda la vida y adentrarnos en los esquemas del “otro”, aunque es cierto que para ello a veces necesitamos de alguna explicación para poder entenderlo.

También nos podría parecer raro comer queso al final de una cena, como hacen en Francia, pero aprender a disfrutar de la comida como hacen en otros lugares del mundo, con otros ojos, con otros esquemas, es muy enriquecedor y puede llegar a ser un gran placer. Animo a todo el mundo a probar, probar, probar y disfrutar!!!

3.     ¿Sólo tenéis estos vinos?

Al ver la carta de bebidas, algunos clientes que prefieren el vino a las bebidas japonesas se sorprenden por el hecho de que sólo tengamos una variedad de vino blanco, una de rosado y una de tinto. A priori les parece una selección muy justa pero una vez prueban los vinos se sorprenden positivamente por su calidad y, sobre todo, por lo bien que maridan con nuestro menú. Y no es casualidad!! pues la selección de los vinos ha sido realizada en colaboración y con el asesoramiento de un gran experto: el enólogo Antoni Cot.

4.     El menú es muy interesante porque permite probar muchos platos que no se pueden probar en otros restaurantes y muchos ingredientes diferentes.

Este es precisamente, a mi entender, el gran atractivo de la cocina kaiseki: el menú siempre está compuesto de muchos platos, en Japón puede llegar a tener hasta doce o trece platos!!, y todos ellos son muy variados tanto en los ingredientes que contienen como en las técnicas que se utilizan para prepararlos así como la forma de presentarlos. Una gozada para los sentidos! Aunque es verdad que también se paga (una cena en un restaurante de cocina kaiseki del más alto nivel en Japón puede costar 35.000 yenes perfectamente, unos 300 euros).

En WAGOKORO no llegamos a tanto, ni en número de platos ni mucho menos en precios, pero nuestro menú de seis, siete u ocho platos ya permite probar una gran variedad de ingredientes y combinaciones que no se suelen probar en otros restaurantes, bien porque no aparecen en la carta, bien porque, a pesar de estar incluidos en la carta, no se piden por puro desconocimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s