Tanabata – Pide un deseo a las estrellas

 七夕・星にお願い

 Hoy se celebra en Japón la Fiesta de las Estrellas o Tanabata (七夕), que literalmente significa la noche del siete, ya que la celebración tiene lugar durante la noche del día 7 del mes 7 de cada año.

 Esta fiesta tiene su origen en una leyenda china que entró en Japón durante el siglo VIII y que cuenta la historia de dos estrellas amantes, la princesa Orihime (織姫) y el pastor Hikoboshi (彦星), Vega y Altair en Occidente, que fueron separadas por el río Amanogawa (天の川) , conocido como Vía Láctea en Occidente, y desde entonces solo se les permite acercarse una vez al año, precisamente la noche del 7 de julio, cuando, si el cielo está despejado, pueden verse juntas.

 Cuenta la leyenda que la princesa Orihime, hija del Rey Celestial Tentei (天帝), se dedicaba a tejer telas espléndidas para los dioses, con gran habilidad y dedicación. Hikoboshi, por otra parte, se dedicaba a cuidar rebaños de estrellas con gran entusiasmo. Un día, la casualidad quiso que ambos se conocieran e inmediatamente se enamoraran profundamente. Poco a poco fueron descuidando sus tareas y el rey Tentei, viendo que los dioses se quedaban sin telas nuevas para vestirse y que el rebaño de estrellas estaba siempre desperdigado por el Cielo, enfureció y decidió separar a los dos amantes, uno a cada lado del río Amanogawa, prohibiendo que se vieran. Sólo con la condición de que ambos fueran aplicados y atendieran debidamente a sus tareas durante todo el año les permitiría reunirse el séptimo día del séptimo mes.

 Se dice que si llueve cuando llega la fecha del encuentro la corriente del río aumenta y los dos amantes no pueden cruzarlo para verse, con lo cual tienen que esperar un año más para reunirse.

 Con el fin de que la princesa pudiera cruzar el río los habitantes de Japón adquirieron la costumbre de colgar pequeños papeles de colores en las ramas de los árboles de bambú deseando que ese día no lloviera. Y poco a poco esa costumbre fue deribando hacia la actual, por la cual el día 7 de julio, o incluso desde algunos días antes, la gente cuelga unas tiras rectangulares de papel, llamadas tanzaku (短冊), en las cuales escriben sus propios deseos, algunas veces en forma de poesías, con la esperanza de que se cumplan durante ese año.

 En WAGOKORO. Cuina japonesa ya hemos pedido nuestro deseo para este año y esperamos compartirlo con todos vosotros.

 Y vosotros, ¿a qué esperáis? ¿Ya habéis pedido vuestro deseo a las estrellas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s